FILMOGRAFÍA I GUERRA MUNDIAL.


¡Armas al hombro! de Charles Chaplin (EEUU, 1918)
Con el conflicto bélico recién finalizado, Charles Chaplin o abordó en este mediometraje mudo que combina a la perfección comedia y cine bélico. Nuestro protagonista – interpretado por el mismísimo Charlot - se ve inmerso en múltiples situaciones repletas de un humor absurdo.


Alas de William A. Wellman (EEUU, 1927)
Primera película ganadora del Oscar a la mejor película narra la historia de dos jóvenes americanos enamorados de la misma chica que deciden alistarse juntos para combatir en la guerra. Destaca por sus modélicas secuencias aéreas. Primera película reconocida con el Oscar a la mejor película por la Academia de Hollywood.


Sin novedad en el frente de Lewis Milestone (EEUU, 1930)
Basada en la novela homónima de Erich María Remarque, la película asume el pesimismo general del periodo de entreguerras acerca de la Primera Guerra Mundial. Su éxito de crítica y público fue refrendado por la Academia del Cine de Estados Unidos ganando dos Oscar, incluyendo el de mejor película del año.


La gran ilusión de Jean Renoir (Francia, 1937)
Considerada por muchos como la primera obra maestra del cineasta francés Jean Renoir, profundiza en la camaradería y la amistad que se fragua en el día a día entre unos prisioneros franceses retenidos en un campo de concentración alemán Finalista al Oscar a la mejor película.

La reina de África de John Huston (EEUU, 1951)
Una de las obras maestras de John Huston (La jungla de asfalto, Cayo Largo). Tras el estallido de la Primera Guerra Mundial, un malhumorado capitán de barco y una misionera - encarnados a la perfección por Humphrey Bogart y Katharine Hepburn – tratan de huir de los alemanes en una barcaza. Humphrey Bogart ganó su único Oscar como mejor actor por esta película.


Senderos de gloria de Stanley Kubrick (EEUU, 1957)
Probablemente la película emblemática de la Primera Guerra Mundial.Excepcional alegato antibelicista y antimilitarista dirigido por el aclamado Stanley Kubrick. La cinta nos narra el (injusto) consejo de guerra al que se ven sometidos unos soldados tras el fracaso de una batalla. Las secuencias en las trincheras, los momentos judiciales, la interpretación de Kirk Douglas… todo es perfecto en esta obra maestra del cine.


La gran guerra de Mario Monicelli (Italia, 1959)
Comedia bélica italiana donde dos soldados italianos tratan de sobrevivir al conflicto gracias a su picaresca. Sin embargo, todo acabará de la manera más inesperada y trágica. Una de las grandes películas del ya mítico neorrealismo italiano. León de Oro en el Festival de Venecia y finalista al Oscar a mejor películas de habla no inglesa.


¡Oh, qué guerra tan bonita! de Richard Attenborough (Reino Unido, 1969)
El recién fallecido Richard Attemborough (Gandhi) debutó como realizador con esta curiosa cinta que combina dos géneros tan populares como el bélico y musical. Cuenta, además, con un fantástico reparto encabezado por grandes figuras de la escena británica como Dick Bogarde, John Gieguld, Laurence Olivier, Maggie Smith o Vanessa Redgrave, entre otros.

Johnny cogió su fusil de Dalton Trumbo (EEUU, 1971)
Dalton Trumbo tardó más de 3 décadas (y sobrevivir a la caza de Brujas americana) en llevar a la gran pantalla la novela que él mismo publicó en 1939. En la misma relata la terrible vida de un mutilado de guerra en un hospital para combatientes. Refleja a la perfección el nuevo cine americano surgido en los 70 caracterizado una mayor crítica social y realismo. Gran Premio del Jurado del Festival de Cannes.


El barón rojo de Roger Corman (EEUU, 1971)
Muestra la rivalidad en los enfrentamientos aéreos durante la I Guerra Mundial entre dos prestigiosos pilotos enemigos: el barón alemán Von Richthofen (conocido como el Barón Rojo) y el inglés Brown. Cuenta con algunos de los enfrentamientos aéreos más famosos de la historia del cine.


Gallipoli de Peter Weir (Australia, 1981)
Película australiana que rememora una de las batallas más famosas de la Primera Guerra Mundial que enfrentó a turcos y alemanes con australianos y neozelandeses. Dirigida por Peter Weir (Único testigo, El club de los poetas muertos o El show de Truman) y protagonizada por un joven Mel Gibson, la película lanzó la carrera de ambos y les abrió las puertas de Hollywood.


Y la nave va de Federico Fellini (Italia, 1983)
Probablemente la última gran película de Federico Fellini narra cómo un barco de lujo se ve inmerso en el comienzo de la Primera Guerra Mundial cuando tiene que ayudar a unos emigrantes serbios que tratan de huir del conflicto bélico. La Academia de Cine italiano la reconoció con 4 premios David di Donatello, incluyendo el de mejor película.

Capitán Conan de Bertrand Tavernier (Francia, 1996)
Espectacular alegato antibelicista inspirada en la novela homónima de Roger Vercel, la película se centra en una parte del ejército francés que, finalizada la contienda, sigue actuando en la zona del Danubio. 9 nominaciones a los premios César, incluyendo mejor película.


Largo domingo de noviazgo de Jean Pierre Jeunet (Francia, 2004)
El popular Jean Pierre Jeunet (Amelie) se reunió con su protagonista Audrey Tatou en este relato que combina cine bélico, intriga, melodrama romántico y fantasía. Destaca por sus arrebatadoras imágenes, ambientación o banda sonora. Como curiosidad cuenta con la colaboración episódica de una Jodie Foster .


Caballo de batalla de Steven Spielberg (EEUU, 2011)
Última gran producción centrada en la Primera Guerra Mundial a cargo del reputado Steven Spielberg. La película, basada en la obra teatral homónima ganadora del Tony, narra la relación entre el joven Albert y su caballo en distintos escenarios bélicos y su lucha por sobrevivir. Pese a no encontrarse entre los mejor de Steven Spielberg, la cinta consiguió optar a 6 nominaciones a los Oscar y 5 a los Bafta británicos.





Rafael García García, Geografía e Historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario