Nos visita Guillermo E. Pília

   De vez en cuando, algún poeta hace parada y fonda en Algodonales, y en ocasiones, nos visitan. Qué suerte. Hoy viene a hablarnos Guillermo Pília sobre Manuel Machado. Un honor.



Os dejamos uno de los poemas de Guillermo E. Pília:


Documento de identidad

No sé en qué trámite u oficina, junto a qué teléfono
público, se me ha perdido el documento
de identidad. Para tales casos la ciudad prescribe
lo que se debe hacer, apenas una tarde de colas
y de dedos entintados, y ya se tiene uno nuevo.
Nadie percibe que con esa pérdida tan ínfima
se fueron años enteros de mi vida: mi foto
de adolescente sin barba, cuando el mundo me abría
sonriente sus rutas; mi firma que hasta entonces
sólo había rubricado versos, inocencias; el registro
de mi año de soldado; y las constancias
de muchas votaciones: someras esperanzas
de algo mejor, en general defraudadas. Este flamante
documento que ahora llevo, con mi imagen
avejentada, no conoce –como el otro–
las lluvias de Córdoba, los latidos de mi pecho
cuando pasaba el escuadrón militar, la cercanía
de otros cuerpos de mujer: no conoce
el miedo antiguo ni el tempestuoso amor,
es apenas un carnet que identifica
a un hombre que ha nacido viejo, al que amputaron
–aunque sea en efigie– la mitad de su vida.




Muchas gracias.



"Oye..."

Oye, ¿me estás oyendo? Solo quería saber cómo estabas, cómo te sentías cuando te menospreció, cuando te hizo dudar sobre todo lo que eras, sobre todo lo que con tanto esfuerzo, dudas y lágrimas habías tardado en construir. Entrando como un tornado arrasador en tu hermoso templo. Dime, cómo se sintió cuando él te controló, cuando te hizo creer que eras tú la equivocada, cuando te convenció de dejar de ponerte aquella ropa que tú adorabas, de dejar de salir con aquella gente, cuando te pedía tu teléfono y tus horarios, cuando hizo que dejaras de saber quién eras realmente.

Te hablo a ti, amiga, compañera, hermana. Dime ahora que te escucho, habla ahora con voz fuerte. Cuántas veces lloraste por las inseguridades que este mundo creó para nosotras, todas esas injusticias y monstruos. Porque sí, todos sabemos que existen los monstruos, aquellos que no te dejan respirar, que te gritan, que te asustan, que deciden que eres suya, que puede que creas que has tenido la suerte de no ver, pero son esas sombras que temes en las calles, que asustan a tus padres, cuya existencia hace que cortes tus alas por temor. Temor por ser la siguiente en caer, la siguiente en boca de todos, de los silenciosos y de los que gritan sufriendo tu nombre, por haber sido destrozada en sus manos, tirada a un río, escondida en un rincón inmundo, ahogada hasta que tus ojos solo podían ver negrura... Todo por ser quien eras, todo por esas sombras, esos monstruos que el mundo creó para gente como nosotras que sabe lo que en verdad merece.

Así que escucha bien lo que te voy a decir querida amiga: Yo sí te creo. Cuando tú gritas, yo grito contigo; cuando a ti te rompen, un pedazo de mí se resquebraja a su vez; cuando hacen crecer tus inseguridades, cuando te hacen sentir débil, sola y abandonada búscame, busca a aquellos que te hagan ver la verdad, que te hagan ver lo hermosa y fuerte que eres. Porque mi querida hermana, a pesar de sus engaños, tienes que saber que nunca has sido, eres o serás tú. No. Siempre han sido, son y serán ellos, el mundo que nos apresa.

Cortad las cintas que os nublan la vista, dejad caer las manos con las que os tapáis los oídos y, por lo que más queráis, dejad que vuestras voces salven sus vidas, vuestras vidas.


Vera Acuña Torreño

Alumna de 1º de Bachillerato
del IES Fuente Alta

Lectura de manifiesto 25N 
contra la violencia hacia las mujeres
 en la plaza de Algodonales




Iniciativa "Amamos la poesía"

vía «Amamos la poesía» de Condé Nast España y Latinoamérica y la Real Academia Española.



SONETO XXIII de Garcilaso de la Vega

En tanto que de rosa y de azucena
se muestra la color en vuestro gesto,

y que vuestro mirar ardiente, honesto,

con clara luz la tempestad serena;

y en tanto que el cabello, que en la vena
del oro se escogió, con vuelo presto
por el hermoso cuello blanco, enhiesto,
el viento mueve, esparce y desordena:

coged de vuestra alegre primavera
el dulce fruto antes que el tiempo airado
cubra de nieve la hermosa cumbre.

Marchitará la rosa el viento helado,
todo lo mudará la edad ligera
por no hacer mudanza en su costumbre.




Feria del Libro del IES Fuente Alta 2018

Ya tenemos cartel para la Feria del Libro, este año lo ha dibujado Sasha Huichaqueo Sonne-Schmidt, de 1º de Bachillerato. Nos ha gustado mucho ¡Felicidades!


La Feria tendrá lugar durante los días 14, 15 y 16 de noviembre.