Opinión sobre "El caballero de la armadura oxidada", de Robert Fisher

SINÓPSIS:
El Caballero de la armadura oxidada cuenta la historia de un hombre que sólo se preocupaba por sí mismo. Tenía que mantener su buena imagen así que escondía su dolor detrás de una armadura que nunca se quitaba. Un día su mujer le advirtió que si no se quitaba su blindaje, le abandonaría junto con su hijo. A partir de ese momento, el protagonista, comienza una serie de aventuras con las que descubrirá realidades inexistentes para él y que lo cambiarán para siempre.


OPINIÓN  PERSONAL:
         Este libro me parece muy interesante, porque te esperas que el protagonista sea un héroe que mata dragones y rescata princesas, pero cuando vas avanzando en la lectura te das cuenta que el autor quiere explicar y fomentar la humildad y la sencillez. Para llevarlo acabo utiliza muchas metáforas, recurso que hace muy amena la lectura. Además se necesita el esfuerzo y estar muy atento para comprender el verdadero sentido del relato. También nos intenta transmitir que es bueno expresar el dolor y que en ocasiones nos creamos nuestra propia coraza para mantenernos intactos y lo único que conseguimos es hacernos daño a nosotros mismos. Así el protagonista de la historia intenta proyectar al exterior una imagen que no corresponde con lo que él es y siente realmente. Hasta que no consiga “quitarse” esa armadura no saldrá el verdadero caballero y será prisionero de sus propios miedos.
            Es un libro rico en valores como los siguientes:
* La valoración de todo lo que tenemos, ya sean personas o  cosas
* La aceptación de uno mismo tal y como es.
* La importancia de saber amar y recibir amor.
* Por mucho que tengamos un exterior que brille, lo importante y lo que te ayuda verdaderamente a crecer como persona es el interior.

Lo que más me ha enseñado esta historia es que: El exterior se “oxida” y permanece “brillante” relativamente poco tiempo, lo que permanece y nos acompañará siempre es nuestro mundo interno, así que nos tenemos que preocupar no solo de cuidar lo de fuera, sino también lo de dentro.


 Alumno de 3º de la ESO, curso 2014-2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario